lunes, 13 de agosto de 2007

Colombia vista por un venezolano y un español

En los últimos días se han publicado 2 buenos artículos sobre Colombia. El primero en la revista SOHO, Colombia vista por un venezolano del escritor Sinar Alvarado. El segundo salió ayer en el diario El País, Colombia, entre la espada y la palabra del periodista español Francisco Peregil.

De los dos, me quedo sin lugar a dudas con el del venezolano: contundente y corrosivo, se nota que conoce mejor este país que la mayoría de los colombianos. El del español, aunque más superficial que el primero, tampoco no está mal pero cae en el vicio de siempre: si escribes un artículo sobre Colombia en España y no nombras las palabras guerrilla, Tirofijo y Pablo Escobar, parece que no “vendes”... aunque sea como éste, que habla de Simón Bolívar.

Colombia vista por un venezolano, Sinar Alvarado
http://www.soho.com.co/wf_InfoArticulo.aspx?idArt=5727

Colombia, entre la espada y la palabra, Francisco Peregil

3 comentarios:

Sergio dijo...

Quizás al leer esta blasfemia, nos sentimos un poco atacados y ultrajados por las palabras insulsas, dadas por una visión extranjerista, limitada a ver los titulares de una prensa amarillista. Mas que ese sentimiento anterior mente mencionado, lo que sentimos es una inmensa tristeza al leer lo relatos de un individuo, evidenciando la propia realidad de su país y golpeado por los desmanes de su propio gobierno expansionista y autocrático, donde el pueblo les importa un pepino y donde adquirir poder cada día se convierte en la razón de vivir de sus gobernantes, a quienes no les importa aplastar su propio pueblo solo con el propósito de alcanzar sus intereses particulares, evidenciando así con sus acciones e incluso con sus propias declaraciones, la demencia y la locura ilimitada de la cual son víctimas.
¿Como una persona? en este caso el autor del insolente artículo, puede hablar de Medellín como un lugar inundado por la violencia, si propios y extraños nos damos cuenta que esta hermosa ciudad es sin duda una de las más tranquilas, seguras y acogedoras de nuestro país, donde la gente se esmera por ayudar y guiar a sus visitantes y donde cada persona que nos visita se siente aun mejor que en su propia casa...¿? Como alguien puede hablar de esta forma de nuestras fronteras y de abandono, si recientemente cuando se agudizo el problema entre los dos países, el desabastecimiento y la miseria de nuestro país vecino era impresionante, incluso en el interior del país... llegando al punto en que les toco ceder y dejar pasar de nuestro país al suyo, algunos camiones y tracto mulas cargadas de alimentos por que se estaban muriendo de física hambre.
Pero bueno cada quien está en el derecho de expresarse aunque con ello evidencie sus propios problemas y su propia impotencia, frente a la miseria que los rodea, empezando por su propio pensar...
Pero mas allá de esto lo que sentimos es una real admiración por nuestros pueblos vecinos y estamos dispuestos a acogerlos con todo nuestro corazón, por que no desconocemos que ellos no tienen la culpa de sus gobernantes ni de las opiniones absurdas, ofensivas, melancólicas y obstinadas de algunos de sus coterráneos. GRACIAS

gazpacho con arepa dijo...

Hola Sergio, gracias por escribir. Es una opinión que subí al blog porque me pareció ocurrente y en algunas cosas pues coinciden con mi experiencia por estos lares. De todas formas, creo que el autor emplea la ironía y en el trasfondo, se deja ver admiración a Colombia.
Muchísimas gracias por tu opinión y por acá a la orden: estás en tu casa
Un abrazo

Anónimo dijo...

No quisiera generar una aburrida discusión bilateral, pero la persona que realizo este articulo no es quien para criticar nuestro maravilloso país,sin embargo,
cuando el río suena piedras lleva y entre sus lineas algo de verdad tiene, lo cual deja de entrever que no tenemos que tomarlo como un entierro si no como un pellizco sobre algunos temas los cuales tenemos que reforzar...