viernes, 22 de febrero de 2008

Honda, sin más

Últimamente voy de “descubrimiento en descubrimiento”, quizás porque ya veo en el horizonte mi partida y eso me hace ser selectivo a la hora de escoger los lugares a los que quiero ir.
El fin de semana estuve en Honda, un pueblo que durante mucho tiempo fue “puerto” de Bogotá. Un puerto un tanto extraño ya que la capital queda a 2.600 metros de altitud sobre el nivel del mar - o como dicen los bogotanos “a 2.600 metros más cerca de las estrellas”-, a 1.000 kms de la costa y a 120 kms de Honda. Pero no importa: el gran río Magdalena es el que vertebra Colombia de sur a norte y el que durante mucho tiempo abastecía a las poblaciones del interior de barcos que proveían de Cartagena o Barranquilla. Y en la ribera del Magdalena queda Honda.

A Honda la llaman “la ciudad de los puentes... dizque tiene más de 40”. Yo no lo comprobé, pero si vi que tenía muchos, uno de ellos extraordinario. En la actualidad es una ciudad de paso para los colombianos ya que comunica Bogotá con el Eje Cafetero y con la troncal del Caribe cuando vas hacía la costa, y sinceramente, si la juzgamos por ese trocito de ciudad que recorremos al pasar, no es muy atractiva que digamos.
Pero a Honda le pasa como a muchas personas, que si te quedas en la epidermis te decepcionan, y si llegas al corazón te sorprenden gratamente: una vez pasado el primer puente, los cientos de puestos callejeros de pescado y fritanga que surcan las dos orillas, las miles de personas que venden, compran ó deambulan con vallenato ensordecedor como música de fondo... una vez pasado todo ese jaleo y si te adentras, te encuentras con un espectáculo de silencio, calles de piedra, muros altos encalados que encierran jardines y dejan escapar alguna buganvilla, y casas coloniales, muchas de ellas en ruinas, que hablan de su esplendoroso pasado.
Una vez alguien me preguntó porqué me gustaba tanto Colombia. Muchas veces creo que es por la sensación de autenticidad, de ser el primero en llegar, en descubrir maravillas a cada rato que sabes que durante mucho tiempo permanecerán ocultas para los extranjeros. Si este pueblo estuviese en Italia, España o Francia, en cada esquina habría una enoteca, paninoteca, tienda de aceites, productos delicatessen, Hotel con encanto, Hotel Boutique, etc, etc, con una repulsiva sensación de haber entrado en un "parque temático". Aquí llegas, y palpas que todavía hay gente autóctona, pueblos rebosante de vida, con tiendas de chunchullo, mollejas, morcilla y arepas, aguardiente y mucho ron.

El fin de semana además, coincidimos con las fiestas de Honda, la subienda. Un espectáculo que se celebra en febrero y que desde tiempos lejanos festeja la época cuando los peces remontaban el río para desovar y eran pescados en las orillas de Honda. Menos del encierro, participamos en todo

PD. Oscura, me tienes intrigado... ya veo que me conoces bien. Pero entonces sabrás que los contactos en su día los tuve; después de 4 años ya no me conoce ni el Tato... Bueno, el de la taberna, si.

Honda

no comment

la Reina de las Fiestas posa para gazpacho con arepa

esperando al toro

fiesta de la subienda en Honda

calle de Honda
calle de Honda
"los guardianes del puente"
casa de Honda
calle de Honda

8 comentarios:

Dama de sevillano nombre dijo...

Ahí solo falta Epifanio del Cristo...

el aguaó dijo...

Siempre he tenido esa sensación que narras cada vez que entro en tu blog. La sensación de convertirme en un descubridor. Tus entradas y fotos sobre pequeños pueblos o villas de Colombia demuestran esa virginidad que aún posee esa tierra. Pero sobre todo, demuestran lo que sientes cuando avanzas y contemplas nuevos lugares. Nuevos rincones que parecen estar esperando que sean descubiertos o reconquistados.

Gracias por traernos estos pequeños paraísos, por escribir lo que sientes y hacérnoslo sentir.

Un abrazo amigo.

P.D. Me quedo con "Los Guardianes del Puente".

orfila dijo...

Gazpacho, por tu forma de transmitirnos, echarás de menos aquello cuando estés aquí. Nosotros también perderemos un magnífico corresponsal en esos lares.

Pero Sevilla recuperará a un buen hijo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Se percibe tristeza en tus palabras, ya estás echándola de menos y todavía no te has ido ...

Si, si que te conozco...

Oscura.

Anónimo dijo...

Me uno a Orfila en su comentario. Es fantástico como describes todo aquello que ves. Está claro que hay que estar apasionado por algo poder transmitirlo de esa forma. Es cierto, perdemos un gran corresponsal.

Qué envidia poder ver y disfrutar de todos esos rincones que nos muestras a través de tus fotos y tus palabras.

Yo también me quedo con "Los guardianes..."

Fdo. Puente de Barcas.

gazpacho con arepa dijo...

tengo un público selecto: sois 5 pero pa que más! para mi, los mejores de la blogbosfera mundial!
Gracias por vuestras palabras, me apasiona contar las cosas que veo y que descubro a este lado del mundo: no paro de sorprenderme. Muchas veces me da lástima de no poder poner más fotos como por ejemplo "Los guardianes..." que les hice un reportaje a los 4 hermanos. Nos sentamos con ellos y no se cuánto tiempo estuvimos con ellos mientras nos explicaban el puente.

Ah, y tranquilos que aunque vuelva, tengo material para hablar de Locombia 3 años más.

Oscura... Clara?

Anónimo dijo...

Estás seguro ???

¿No te queda nadie más en
Who is Who?

Oscura.

Anónimo dijo...

Hola Gazpacho, soy Colombiano y como muchos vivo en europa hace ya tanto tiempo...
Buscando informacion sobre Mompox, vi tu blog, y encontre las emociones que buscaba al preparar este viaje en agosto proximo...
conozco lo muy conocido de mi pais y queria salir de los pasos turisticos que siempre se visitan, queria algo original...y de nuestros origenes espanoles, pues te cuento que hablando con los ancianos de mi familia me di cuenta que los padres de nuestros tatarabuelos(hacia finales del siglo 19) eran de espana, aun no sabemos de donde, pero todo esto contrasta con la comparacion q hacen tus compatriotas de sus origenes con este viejo y olvidado (por poco tiempo)pueblo de las primeras colonias...
Enfin, gracias por ese amor que le tienes a Colombia y por las mismas razones a tu espana que por donde viajas ves con tu corazon,
saludos a todos,
Alex