domingo, 25 de noviembre de 2007

Petrona Martínez, o el Bullerengue

"El país se derrumba y nosotros de rumba", dicho colombiano

Aunque no se descarta que en tiempos coloniales tuviese connotaciones fúnebres, hoy en día el Bullerengue es una de esas danzas colombianas que alegran el alma.
Este baile de la costa del Caribe simboliza la fecundidad femenina y sólo es bailado y cantado por mujeres. En esencia es una danza ritual que se realiza de manera especial cuando las jóvenes llegan a la pubertad. Es quizás, una de las danzas en las cuales se destaca con mayor fuerza la ascendencia africana más característica del Caribe colombiano. Su máxima exponente, Petrona Martínez.




A Petrona le llegó tarde el éxito: con 60 años. Como tantas mujeres de la costa del caribe colombiano, su vida no ha sido fácil. En la actualidad tiene 69, y aunque se ha recorrido medio mundo en estos últimos años, sigue siendo esa mujer alegre y sencilla que sembrando papa y yuca en su huerto, tiene como máxima aspiración “que este ritmo perdure en las próximas generaciones”.

Escuchar a Patrona Martínez cantar un bullerengue sin moverse es imposible: es una explosión de vida, un reguero de música y ritmos.



La vida vale la pena

Cuando vine a Palenquito
Yo ví la vida en un hoyo
Me dediqué con mis hijos a sacar arena del arroyo
Oye Piñales, la vida vale la pena
Coge la pala en la mano y vamos a sacar arena
César Jiménez ya la creciente bajó
Vamos a sacar la arena pa`ganarnos el arroz
Amil Martínez la vida vale la pena
Coge la pala en la mano y vamos a sacar arena
Cuando el arroyo se crece son cosas que yo lamento
Ay, dice mi compañero que es otro día que yo pierdo
Oye Juanchito, la vida vale la pena
Coge la pala en la mano y vamos a sacar arena

Entrevista a Petrona Martínez en El País:

3 comentarios:

Dama de sevillano nombre dijo...

Si esa es la fórmula para cumplir casi setenta años, la quiero.
Gracias por mostrármela, lo la conocía en absoluto.
En cuanto a lo del Caribe Colombiano, lo tendré en cuenta.

Anónimo dijo...

oyendo la música costeña, por obvias razones se me muéven algunas fibras ancestrales, recordé las fiestas en familia con las tias en Barranquilla, !aquellas épocas! patroclos.

Anónimo dijo...

que rico reconocer nuestro flolcor... nadie puede igualar de esta bella bullerenguera y su musica alegre.....